Artículos de opinión, Unión Europea

El Parlamento Europeo le cierra las puertas al nacionalismo.

Este viernes, además de la convocatoria del adelanto electoral en España, nos llegaba una buena noticia desde Bruselas. Una vez más, las instituciones europeas le dan la espalda al nacionalismo y separatismo excluyente de Puigdemont y cía.

El Presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, desautoriza, por razones de seguridad y de orden público, la celebración de un acto previsto en la propia sede de la Eurocámara en el que iba a participar el fugado Puigdemont junto al xenófobo presidente Torra. Estaba aún reciente el asalto, de hace dos semanas, de los separatistas a la oficina de la representación de la Comisión Europea en Barcelona.

No cabe duda de que se trata de un nuevo golpe de las instituciones europeas y la democracia europea al objetivo estratégico de los separatistas de internacionalizar el proceso de secesión (“el procés”).

Es un nuevo aviso al nacionalismo en todas sus expresiones que amenazan nuestro proyecto común europeo, no solo al separatismo excluyente catalán, sino a cualquier expresión del nacionalismo entendido también como soberanismo nacional: La integración europea es un proyecto claramente antinacionalista.

Cabe recordar en este punto que el sueño de los padres fundadores del proyecto europeo era el de construir una Europa unida en torno a un proyecto común y de integración que acabara con la lacra del nacionalismo y garantizara la paz, la unidad, la libertad, la justicia y la solidaridad en el viejo continente.

Es innegable, por tanto, que el nacionalismo, la división, las fronteras, los muros y la segregación territorial son claramente contrarias a la filosofía y al espíritu fundacional de la Unión Europea que se base en los principios de la democracia y del Estado de Derecho.

En conclusión, la decisión del Presidente Tajani ha sido un completo acierto en la defensa de los valores europeos y de la democracia de la Unión Europea. No olvidemos que la Eurocámara es el corazón de la democracia europea, la única institución elegida directamente por los ciudadanos y está especialmente comprometida con la promoción y la garantía de la democracia.

Este portazo del Parlamento Europeo al separatismo catalán llega a instancias de la petición conjunta de Javier Nart (Ciudadanos), Esteban González Pons (PP) e Iratxe García (PSOE). Como siempre sucede en política europea y, sobretodo en la Eurocámara, todos los partidos cierran filas ante los grandes debates de interés común. Afortunadamente, en la mayoría de casos siempre se llega a un consenso entre los diferentes partidos políticos, sin duda, como debe de ser. Aunque esta vez costó que el PSOE se uniera a la petición, finalmente parece que ayudó la ruptura con sus socios separatistas y la inminente convocatoria de elecciones generales.

Y termino este pequeño artículo con el mensaje del eurodiputado Javier Nart del pasado viernes:

“El Parlamento Europeo es el lugar de los demócratas, no de quienes dan golpes a la democracia”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s